Lo que se esperaba sea un partido bien jugado pero sobretodo con seriedad por el Barcelona S.C. fue lo contrario, comenzando desde la alineación titular, que sorprendió a muchos. Acaso el DT. Guillermo Almada pensó que con eso le alcanzaría para enfrentar a un desesperado Estudiantes de La Plata, que seguro venía con las ganas y esperanzas de seguir en pelea y al final lo demostró propinando una goleada histórica; porque nunca antes había goleado como visitante en la Copa Libertadores.

Y expreso esto porque pese ya a las ausencias que tenían los toreros, no puso a los otros con quien venía trabajando. Error, que fue acentuado con los malos cambios y disposición táctica. Ya está demostrado una vez más que Aimar no puede jugar junto a Mena, cada vez que sucede el joven ecuatoriano se descontrola y pierde las marcas, muchas veces por tapar los errores del colombiano, como cuando el veterano Verón se le fue ganándole en velocidad y sentenciando la goleada. Lamentablemente a nivel internacional Roosevelt Oyola, que no tiene ritmo de competencia, queda debiendo; algo parecido sucedió el año anterior en la Sudamericana.

Lecciones que quedan: Las muchas oportunidades creadas son desperdiciadas al rematar al arco y esto viene ocurriendo desde hace varios partidos; esta vez costaron y caro, a tal punto que aún no se sabe si ganará el grupo.

Poner en cancha a los que están en mejores condiciones como el caso de Arreaga y Ayoví. Tranquilidad en el entrenador que sale a la defensiva en las preguntas de los comunicadores, esta vez aceptó sus errores con humildad. Concentración en los trabajos y partidos y dejar la mascota a un lado. Y sobretodo que los dirigidos sepan que sí tienen a un Presidente que va a estar con ellos y no compartir con la política.

Qué buena lección y a tiempo! la de este 18 de mayo en el Monumental a cargo de Estudiantes a un Coloso….